miércoles, 25 de noviembre de 2009

El jefe de todo esto.

Si alguna vez habeis pensado ¿Como sería una comedia sin actores graciosos, actuaciones exageradas, ritmo ni banda sonora? La respuesta es "El jefe de todo esto", película del director danés Lars Von Triers uno de los fundadores del colectivo "Dogma 95", que se levanta contra el cine de ilusión y presenta una serie de reglas indiscutibles conocidas como el voto de castidad. Son las siguientes:

Juro que me someteré a las reglas siguientes, establecidas y confirmadas por:

1. El rodaje debe realizarse en exteriores. Accesorios y decorados no pueden ser introducidos (si un accesorio en concreto es necesario para la historia, será preciso elegir uno de los exteriores en los que se encuentre este accesorio).
2. El sonido no debe ser producido separado de las imágenes y viceversa. (No se puede utilizar música, salvo si está presente en la escena en la que se rueda).
3. La cámara debe sostenerse en la mano. Cualquier movimiento -o inmovilidad- conseguido con la mano están autorizados.
4. La película tiene que ser en color. La iluminación especial no es aceptada. (Si hay poca luz, la escena debe ser cortada, o bien se puede montar sólo una luz sobre la cámara).
5. Los trucajes y filtros están prohibidos.
6. La película no debe contener ninguna acción superficial. (Muertos, armas, etc., en ningún caso).
7. Los cambios temporales y geográficos están prohibidos. (Es decir, que la película sucede aquí y ahora).
8. Las películas de género no son válidas.
9. El formato de la película debe ser en 35 mm.
10. El director no debe aparecer en los créditos.

¡Además, juro que como director me abstendré de todo gusto personal! Ya no soy un artista. Juro que me abstendré de crear una obra, porque considero que el instante es mucho más importante que la totalidad. Mi fin supremo será hacer que la verdad salga de mis personajes y del cuadro de la acción. Juro hacer esto por todos los medios posibles y al precio del buen gusto y de todo tipo de consideraciones estéticas.

Así pronuncio mi voto de castidad.

Copenhague, Lunes 12 de marzo de 1995.

En nombre de Dogme 95,

Lars von Trier - Thomas Vinterberg

Gracias Wikipedia.

Coño estos descerebrados se fundaron el día de mi cumpleaños, aparte de ésta desafortuna coincidencia parece ser que Lars Von Triers es un cachondo mental que se añadió el Von a su apellido, propio de la nobleza por esas latitudes, para fastidiar a sus padres que eran unos hippies progres. A mi siempre me ha gustado el realismo en el cine pero estos tios se pasan y aburren a las ovejas. El siguiente video es una escena de "El jefe de todo esto", que yo juraría que es un gags de Muchachada Nui si no fuera porque no aprecen ninguno de sus humoristas habituales y nadie está caracterizado como Perro Muchacho o el Bonico del tó, no está excenta de cierta gracia eso si, pero ver la película entera debe estar contraindicado para los grupos de riesgo.

video


Sin duda alguna la mayor aportación de Lars Von Triers al mundo del espectáculo, de el que él mismo reniega, ha sido servir de inspiración a Joaquín Reyes y compañia para hacer uno de sus mejores y antológicos celebrities que te partes el ojaldre.

6 comentarios:

Fete dijo...

Me he perdido un poco con las indicaciones, pero me voy a pillar la camara... ¿Que saldra?


Jajajaaaaaa


Un saludo de fin de semana!!!!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Que cabrones, que grandes! MuchachadaNui.... ofú!
jajaja

Saludos y un abrazo

Maquiavella dijo...

Todo lo que hace Lars Von Truño es un auténtico coñazo,no lo soporto,es un petardo.Yo no sé cual es peor si éste o Shyamalan,está la cosa reñida...

marialocaypeligrosa dijo...

Creo que no voy a ver la peli esa. Ya con lo que cuentas me vale.
buen finde,
I.

Anónimo dijo...

Si desde luego te gusta la chabacanería de los lobectomizados de Muchachada Nui y no te parece genial El jefe de todo esto, definitivamente es porque "hay gente pa' tó". Y que tu voto valga igual que el mío...

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

Anónimo comentarista:

Es posible que si, que Lars Von Trier sea un génio y que determinadas mentes privilegiadas como la tuya, desde luego la mía no lo es, encuentren la quintaesencia del cine o el verdadero sentido de la vida en sus películas. Te admiro a tí y a todos los que como tú habeis alcanzado ese estado superior que pronto os hará seres de luz, lamento que en el camino hayais perdido la ironia, la sutileza y la humildad, claro que debe ser muy difícil para un ser superior como tú ser humilde. En fin sólo espero que cuando domineis el mundo nos permitais vivir con vosotros y perdoneis nuestra torpeza aunque sea adoctandonos como mascotas.

No puedo acabar esta entrada de otra manera que no sea agradeciendo que ilumines mi blog con tu sabiduria y haciendote saber que a partir de ahora nunca más volveré a ver igual una película de Lars Von Trier, sabiendo que no puedo aspirar siquiera a intuir lo que el genio pretende, sólo puedo sufrir mientras la veo ante mi incapacidad para comprender su sublime mensaje.

P.D: Por favor salvad el planeta.