sábado, 30 de enero de 2010

Para lucir los trajes lo mejor es la ópera.

Es alentador saber que a pesar de la crisis que arrastramos siempre quedan unos "eurillos" de los fondos públicos para la cultura. Uno de estos modernos mecenas adalides de la cultura es el presidente de la Comunidad valenciana sr.Camps. En su afan por llevar y promover la cultura hasta en el último rincón de su comunidad autonoma no ha reparado en gastos y contrató al mejor director de orquesta mundial, almenos el más caro, Lorin Maazel para dirigir la Orquesta de la ópera valenciana. 80.000 euros por concierto cuesta el genio, 4,5 millones de euros les ha costado el primer trienio, cobra incluso más que los controladores aéreos. Es normal que el Sr. Camps deba vestir de forma adecuada y "su/nuestro dinero le cueste" para asistir a tales eventos ya que es de pobretones catetos ir dos veces a la opera con el mismo traje. Con lo que se quejan en el PP de la cultura subvencionada ahora mismo sus votantes deben de estar que trinan y la izquierda aplaudiendo con las orejas, bueno quizás no, lo unico que jode en el PP es que le den el dinero a los "titiriteros de la ceja", y a la izquierda igual le hubiera gustado más un director más económico y lo que sobrara pues para otros actos menos elitistas y que lleven la cultura al pueblo a un nivel más básico.

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/01/24/cultura/1264369573.html


video

lunes, 11 de enero de 2010

Superviviente nato.

A mi que soy amante de los gatos, aunque en su forma natural y no en otras diabólicas, me ha llamado poderosamente la atención esta historia que cayó hace pocos días en mis manos y que viene a demostrar una vez más que si no siete almenos tres o cuatro vidas si que tiene un gato.

El 27 de mayo de 1941, poco después de que el acorazado Bismarck fuera echado a pique en un terrible y desigual combate cuando el destructor HMS Cossack intentaba rescatar a supervivientes del acorazado, entre los restos del naufragio apareció un gato subido a un madero. Un marinero del destructor fue bajado hasta la superficie y lo rescató. El gato era negro con un zuncho blanco en el cuello, tenía los ojos amarillos y llevaba un collar con una placa con su nombre, Oscar, y explicaba que formaba parte de la "dotación" del acorazado alemán. El felino náufrago se dejó adoptar por la Marina británica y permaneció en el Cossack hasta que el 23 de Octubre fue hundido por el submarino alemán U 563. Oscar pudo ponerse a salvo en uno de los botes del destructor, siendo rescatado por el portaaviones HMS Ark Royal, en el que fue nuevamente adoptado, aunque por poco tiempo, ya que el 14 de noviembre el U 81 torpedeó al portaaviones hundiéndolo. Superviviente nato, Oscar salvó de nuevo el pellejo, aunque ya no volvió a embarcar, quizá por entender el almirantazgo que si no era un espía germano, era un gafe redomado. Pasó "destinado" al hogar de marinos retirados de Belfast, donde después de una plácida existencia murió, dicen que mirando al mar, en 1955.

Para ilustrar la entrada una foto de mi Michi en todo su esplendor que lo más cerca que ha estado de navegar es cuando la bañamos pero algo se le habrá pegado de estar conmigo vamos digo yo.

domingo, 10 de enero de 2010

Se acabó la navidad.

Lo que más me j..., no es tener que volver a levantarme a las 7 de la mañana sino haberme perdido la nevada en Montilla, algo que sólo ocurre cada cuatro o cinco años, y sólo por unas horas. Almenos he podido gozar de una de esas bellas y raras estampas que deja la nieve en mi tierra, la sierra de Cabra blanca allá en lontananza. Ya estoy de vuelta colegas blogeros.