lunes, 11 de enero de 2010

Superviviente nato.

A mi que soy amante de los gatos, aunque en su forma natural y no en otras diabólicas, me ha llamado poderosamente la atención esta historia que cayó hace pocos días en mis manos y que viene a demostrar una vez más que si no siete almenos tres o cuatro vidas si que tiene un gato.

El 27 de mayo de 1941, poco después de que el acorazado Bismarck fuera echado a pique en un terrible y desigual combate cuando el destructor HMS Cossack intentaba rescatar a supervivientes del acorazado, entre los restos del naufragio apareció un gato subido a un madero. Un marinero del destructor fue bajado hasta la superficie y lo rescató. El gato era negro con un zuncho blanco en el cuello, tenía los ojos amarillos y llevaba un collar con una placa con su nombre, Oscar, y explicaba que formaba parte de la "dotación" del acorazado alemán. El felino náufrago se dejó adoptar por la Marina británica y permaneció en el Cossack hasta que el 23 de Octubre fue hundido por el submarino alemán U 563. Oscar pudo ponerse a salvo en uno de los botes del destructor, siendo rescatado por el portaaviones HMS Ark Royal, en el que fue nuevamente adoptado, aunque por poco tiempo, ya que el 14 de noviembre el U 81 torpedeó al portaaviones hundiéndolo. Superviviente nato, Oscar salvó de nuevo el pellejo, aunque ya no volvió a embarcar, quizá por entender el almirantazgo que si no era un espía germano, era un gafe redomado. Pasó "destinado" al hogar de marinos retirados de Belfast, donde después de una plácida existencia murió, dicen que mirando al mar, en 1955.

Para ilustrar la entrada una foto de mi Michi en todo su esplendor que lo más cerca que ha estado de navegar es cuando la bañamos pero algo se le habrá pegado de estar conmigo vamos digo yo.

10 comentarios:

Fete dijo...

Ostrasss!!! Me quedado flipado, me lo he tenido que leer dos veces y no salgo de mi asombro.
Yo soy mmás de gato, tambien pero que no nos oiga Milu que se cabrea.

Saludos y un fuerte abrazo.

Alquimia Fullera-transitando dijo...

Pobre gato, pero algo de gafe si que tenía¡¡ mejor dejadlo en tierra. La mia es una gata feliz de tejados Madrileños. Besitos.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Micho, mino, negro... jajaja

Saludos y un abrazo enorme.

marialocaypeligrosa dijo...

que ganas tenía de ver la foto de esa michi!
gatos me guarden de gatos, jajaja
saludos y tal,
I.

BLANCA LIBIA HERRERA CHAVES dijo...

POBRE GATITO... TAN CHIQUITITO... Y TAN "GAFE"...

UN ABRAZO...

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

Un pedazo de.... el gatito blanca pero como casi todos adorable. Un saludo.


Mira que yo me he pegado unas buenas vacaciones pero lo tuyo no tiene nombre marialocaypeligrosa jejejeje que tienes la red abandonada.

Un besote.

Mariola dijo...

Vaya historia... eso es real? jeje
parece increible!!
Yo tengo 2 gatos en casa y a veces nos juntamos con 3, con el de mi hermano cuando viene, que es el más traviesillo, creo que el más parecido al tuyo, los otros son dos lirones que se pasan el día durmiendo... :)

Besito
PD. Vengo de La Sonrisa de Hiperión y te he leído allí. Por cierto, me ha encantado esto de los gatos!!.

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

Mariola lo he leido en la Revista general de Marina que suele estar bien documentada, supongo que será cierto, a mi también me parece increible. Mi gata es poco sociable y dice que más gatos en casa no, que ella ya ocupa bastante espacio, tuvimos una semana una de la calle que era más buena que el pan hasta que le encontramos casa y fué todo un trauma para ella.

Un placer verte por aquí Mariola un beso.

miralunas dijo...

vengo de la sonrisa de hiperión y me ha encantado tu blog... esa hostoria de oscar y tu gata...tan deshinibida!
mis dos gatas te saludan conmigo, amigo forajido.

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

Encantado de que te guste mi blog miralunas, tienes razón mi gata es un poco prosti..... voy a tener que censurar la foto jejeje.

Un saludo para ti y tus dos gatas y un bufido de mi michi, que es lo mas cariñosa que sabe ser con otro gato.