domingo, 25 de abril de 2010

Yo tampoco encontré la bolsa de magdalenas redondas marca carrefour 600g X 14 unid. que daban gratis en el carrefour.




El pasado miércoles estaba destinado a ser un gran día, llevaba ya casi una semana fantaseando con la idea, me imaginaba paseando altivo por los pasillos del carrefour empujando decididamente mi carrito en pos de mi merecido regalo. En mis sueños miraba por encima del hombro al resto de clientes que sin duda y por motivos evidentes no eran merecedores de mi buena suerte; y sentia regocijo al sentir sus miradas envidiosas mientras entregaba a la cajera el ticket regalo que me hacia acreedor de dos bolsas de magdalenas redondas marca carrefour 600g X 14 unidades gratis.
Ese día comencé mi habitual recorrido de compra semanal por los pasillos del carrefour con un brillo especial en la mirada, cargué la arena del gato de 5kg como si fuera un sobre de semillas, pasé por la charcutería como un rayo y pedí al charcutero que cortara chopped como para una boda, eché en el carro gambas y champagne para celebrarlo, por fin ganaba algo. El momento se acercaba y ya casi enfilaba el pasillo de la bollería, no estaban al principio pero no importaba aún me quedaba casi todo el pasillo. Mirando detenidamente a izquierda y derecha, recreandome en mi suerte sentia cercano el momento de tomar por derechos mi regalo rodeado de incautos que pensarían que iba a pagarlo. Llegado ya casi al final sin haberlo encontrado por fin veo en una caja de magdalenas la marca carrefour y el pulso se me acelera, pero no son estas que son cuadradas y dos docenas. No importa deben andar cerca, justo al lado veo un revuelo de clientes junto a unas cajas, madre mía quizás no soy el único agraciado, peleo por alcanzarlas temiendo que se agoten, al fin atisbé a ver su contenido mientras no sé cómo mi codo era mordido y una señora hundía su tacón en mi ombligo. Aún agradecido como estaba de que la perforación no se produjera un palmo más pabajo podía ver como las cajas estaban vacias y seguramente desde hacía días. Derrepente lo comprendí todo y caí en la cuenta de mi inocencia, estos del carrefour saben más que el que le puso el precio a las uvas. Aguantando el llanto me recompuse, ganas me daban de estampar el carro lleno contra una caja cogiendo carrerilla desde la sección de jardinería, que pilla muy lejos, mientras grito banzai dispuesto a terminar con todo. Pero no puedo hacerlo pienso en mi gata que sola me espera en casa a que cambie su arena y le llene el comedero, ¿qué sería de ella con su amo en la carcel? Sólo de pensarlo se me abren las carnes. Y uff qué tarde se me ha hecho, con la euforia ni miraba el reloj, hay que pasar rápido por caja no me da tiempo ni a dejar el champagne ni las gambas. Pero todo esto no ha sido en bano y ya he aprendido la lección, cuando la cajera me entragaba un nuevo ticket regalo por 16 yogures marca carrefour, mirandola a los ojos me dije para mis adentros; ya no estás ante un pardillo esta vez no volveré a caer en la trampa. Ya me he pedido el lunes libre y esta noche voy a dormir en la puerta del centro comercial para mañana ser el primero que le eche el guante a mi merecido premio.



Esta es una recreación libre de un hecho verídico, casi cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Ningún animal sufrió durante la redacción de esta entrada, almenos físicamente.

6 comentarios:

marialocaypeligrosa dijo...

¿te apuntó la cajera en la megacuenta que pagarías aquello de " esperando reposición para el regalo de magdalenas" o ni eso?
Como está el patio. Yo los centros comerciales ni los piso ( por cierto que sepas, que los pakis de mi barrio además de que mientras compras te vas comiendo la fruta pa probarla, ellos hasta le dan algún chicle a los niños, !donde va a parar!
Un besin,
I.

antonio dijo...

Muy bueno Forajido!,lastima que por la distancia no te pueda invitar a magdalenas ni tú a mi a cava con gambas jejeje...

Las estrategias comerciales son odiosas y casi todos solemos caer en ellas,cuando ofrecen algo GRATIS las personas nos transformamos en fieras devoradoras y todos los demás son los enemigos.

Saludos!

Anónimo dijo...

A mí me pasó exactamente lo mismo, pero al día siguiente volví a la carga...ho me gusta que me tomen el pelo y aunque no suelo comprar magdalenas, esta vez se me habían antojado...Sería porque eran gratis?? Como te digo, volví y seguía sin haber, pero le dije a la chica que me sellara el ticket, asi cuando volvieran a reponerlas (evidentemente una vez terminada la promoción y caducados los tickets) podría ir a recogerlas aunque hubiera finalizado el plazo. Y eso hice, el sábado fuí y recogí mis dos paquetones....mmmm. Qué ricas me supieron las dos que me comí para merendar!!
Por cierto, que yo también tengo el cupón de los yogures...pero ahora estamos curtidos en estas lides, no?
Saludos y besitos!

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

Pero dónde vas a parar marialocaypeligrosa, donde esté una buena tienda de barrio que se quiten los hipermecados, gracias a una de esas tiendas mis padres me criaron a mi y a dos hermanos, el caso es que vivo en una urbanización que no tiene ni estanco y no puedo comprar a diario, desde ahora ya se lo de la megacuenta y la próxima vez no se van a ir de rositas jejeje un besin.

Antonio al cava mejor invitas tú de tu tierra y una butifarra, de cerdo digo no de mangas jejeje, yo pongo jamón y gambas, de magdalenas no soy mucho era sólo por ser gratis ya sabes... un saludo.

Gracias anónimo comentarista me lo apunto para la próxima, vamos que ni robadas saben mejor que gratis jejeje en cuanto a los yogures me parece que esta semana no toca carrefour. Un beso.

Miguel Baquero dijo...

Yo no compro en el Carrefour desde que me quisieron vender la moto esa de las bolsas. O sea, me dije, que una bolsa contamina mucho, pero si pagas 0,5 por cada una te puedes llevar las que quieras y ya no contaminan.

Desde entonces, hace año y pico, ya no compro en el Carrefour, todo lo más un objeto aislado y sin bolsa, por supuesto.

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

Miguel Baquero no digo yo que no lo hagan para tener más beneficios pero las nuevas bolsas son biodegradables ,o eso dicen, que bien que las podían regalar como las otras pero tampoco me parece tan mal.

Un saludo